No está tan lejos la época en que la minusvalía era un tema tabú, hasta el punto en que las personas definidas por esta sola palabra eran ocultadas.

Encerradas, escondidas, rechazadas y burladas, su existencia era muy limitada, a menudo callada. Hoy en día, el siglo XXI en Francia nos permite ver más lejos, más diversificado y, aunque la discriminación contra diferentes personas sigue apareciendo aquí y allá, la inclusión se organiza gradualmente, a lo largo de los años. Las mujeres tienen los mismos derechos que sus maridos, los seres humanos que tienen un color de piel más oscuro que otros caminan por la calle, los hombres y mujeres que tienen un amante del mismo sexo pueden casarse y los minusválidos… ¡Las personas minusválidas pueden tener una vida!

Más allá de estos prejuicios

Por «vida» me refiero a salir, tener amigos, trabajar, viajar, tener hijos y nietos… Dicho esto, el verbo «poder», no lo elegí al azar porque «tener» implicaría una obviedad y una banalidad que, a pesar de los avances sociales, lamentablemente todavía no son un hecho. Así que cuando se me pregunta qué hago con mis días, a menudo se espera que hable sobre libros, videojuegos u otros pasatiempos simples, no sobre un trabajo. Sin embargo, tengo un trabajo. Y decir que sorprende más de lo que creéis no sería de ninguna manera una mentira, ni siquiera una exageración por mi parte, os lo aseguro. Incluso cuando, ¡alegría!, mi interlocutor no abre los ojos sorprendido, la mayoría de las veces no mantiene una cara neutra escuchando los detalles. Porque no, no trabajo en una oficina, aparcada en una esquina, escondida por un ordenador. Y no, si bien escribo, no sólo hago eso. Sí, me muevo, conozco gente, hablo frente a asambleas, voy al otro lado del mundo y conduzco… para ganarme la vida, ¿es eso posible?

Sí, lo es.

Difícil no es imposible

Por supuesto, no ocurrió de la noche a la mañana y, por supuesto, nunca consideré aceptar un trabajo como cartera en bicicleta o carpintera. Aunque me gustaría probar de todo corazón que mi silla no es un freno para nada, algunas evidencias solo serían cuestionables para la persona que demostrara una inmensa mala fe.

No, la idea que he adoptado, después de haber pasado por proyectos que eran locos o consoladores, fue combinar la profesión a la que estaba destinada en el momento de mi accidente con la experiencia que tenía que vivir por mi minusvalía. El primero habiendo sido uno de mis amores, el segundo una parte entera de mi existencia impuesta y ahora omnipresente, ¿cómo podría haber abandonado uno u otro? Comunicación, por un lado, minusvalía por el otro… Fusionamos al estilo «Dragon Ball» y me encuentro comunicando sobre la minusvalía: ¡bingo!

Pero si fui capaz de hacer lo que quería (blog, conferencias) y luego evolucionar (viajes) fue también porque tenía la capacidad. Física, quiero decir: no tengo grandes problemas urinarios, por ejemplo, tampoco necesidad de equipo adaptativo. Los «trastornos» de concentración o fatiga pueden ser más rápidos de sentir en última instancia…

Algunos ven el hecho de que sea empresaria autónoma como un signo de coraje, mientras que para mí es más una solución de facilidad porque no hay horarios ni dependencia jerárquica. Algunas personas necesitan adaptaciones, trabajar la mitad, un tercio, o un cuarto del tiempo nomás, y esto puede ser aterrador para un empleador o incluso para los colegas. Pero hoy en día hay ayudas financieras, hay objetos adaptados, hay asociaciones: las soluciones son múltiples y si al principio puede parecer un poco complicado o un poco laborioso, bueno… es solo al principio, el momento en que las cosas se ponen en marcha.

Es tan tedioso para una persona minusválida buscar trabajo que, si lo hace, es porque la voluntad está presente. Porque siempre tenemos que justificar el hecho de que hacemos las cosas de manera diferente, para demostrar que, a pesar de eso, podemos hacer lo mismo, o incluso mejor, ¿por qué no?

¡A cada uno su trabajo!

Tengo un amigo con el síndrome de Elers Danlos que es director de coro y músico. Una amiga parapléjica que trabaja en la oficina de impuestos. Un amigo parapléjico también que es representante de una marca de equipos médicos. Otra amiga con esclerosis múltiple que quiere montar su tienda de manualidades en línea. Conozco a una persona ciega que trabaja en la recepción del ayuntamiento de mi ciudad… Hay atletas paralímpicos, actores, autores, operadores de centralitas, artistas, políticos, científicos… Hay ricos, intelectuales, gente manual, adultos, insomníacos, hiperactivos, padres/madres… y hay personas con minusvalía. Todo el mundo hace un trabajo que se corresponde con sus habilidades, sus deseos, sus necesidades, su ubicación geográfica, sus estudios… Y no hay dos iguales, válidos o minusválidos, ¿verdad?